lunes, 9 de febrero de 2009

GAMBIER, UN BARRIO OLVIDADO DE SAN CARLOS


Septiembre 2, 2008

LA ESTACIÓN DE TREN en cada comunidad ha sido un espacio de encuentro y desencuentro, un lugar de llegada y partida, en el que no había nada que pudiera camuflar la significación de estos dos acontecimientos: Ir y venir. Despedirse y encontrarse . Los sueños recibieron de buena gana la estación de ferrocarril porque, bajo otras formas, ya les resultaba familiar. En las estaciones del ferrocarril coexisten lo impersonal y lo íntimo, los destinos se agotan, los trenes circulan de acuerdo con horarios previamente escritos. Las líneas son inexorables. Pero para cada pasajero, para cada persona que viene a recibir o a despedir a alguien, el tren en cuestión tiene su propia magia. Se pueden ver primeros planos de ésta en los rostros, en ciertos detalles de los equipajes, en las despedidas y bienvenidas, cuando la gente se abraza en los andenes.

El impacto de la crisis a nivel nacional ha dejado una importante tarea para realizar JUNTOS . Un desafío que tiene que ver con nuestros sueños e ilusiones , con nuestro futuro y el de nuestros hijos. De allí nuestra expectativa en relación a realizar este encuentro a espacios comunitarios y en este caso en particular a ESTACIONES DE TREN con la propuesta de que trabajemos para transformar la realidad social a través de la cultura.

El levantamiento de distintos ramales ferroviarios las enmudeció. Casi como no queriendo creerlo, estuvieron un buen tiempo vacías y en silencio. Parecían esperar volver en algún momento a la vida de siempre, a la actividad para las que fueron creadas cuando el país también parecía ser otro. Pero al fin y al cabo, dejando girones de su alma, las estaciones ferroviarias de nuestra región tomaron otros destinos con otros pasajeros.


Las viejas instalaciones de Abasto, Romero, Meridiano V, Gambier, Gorina, y Ensenada, resistieron de pie esperando quién sabe qué. Como sedes de centros culturales y agrupaciones vecinales, o como improvisadas viviendas, siguen viviendo con las adormecidas vías a sus lados.
Sea como fuera, esas estaciones siguen prestando servicios a la comunidad de nuestra región, pero sin olvidarse que forman parte de las 2.817 construcciones de su tipo que en todo el país corrieron la misma suerte.


En 17 y 71, la estación de Meridiano V fue defendida por la gente del barrio con el sueño de convertirla, aunque más no sea provisoriamente, en el centro cultural de esa zona de La Plata.


En Gambier, los jubilados, con sus canchas de bochas, mantienen de pie a la vieja estación del ex Ferrocarril Provincial; y a la de Gorina, también la cuidan los vecinos y la usan para distintas actividades culturales.

Gambier, es uno de los barrios de San Carlos y que pertenece a la zona sur oeste de la ciudad de La Plata. Por allí podemos observar casas residenciales, un par de calles afaltadas, también pequeñas casas y casillitas, y muchos problemas típicos de los barrios periféricos de la ciudad. Por allí pasan la línea 307 con sus ramales C y G, como así algunos ramales muy esporádicos de la LINEA OESTE, que no facilitan mucho, y a horario, la conexión del barrio con el centro de la ciudad.

Hoy Gambier es un barrio, no un lugar donde funcionaba una estación de trenes que conectaba La Plata con las localidades de Avellaneda y las de Magdalena. Todo ha cambiado. La estación es una imagen fantasma, sobre la 31 y la 131, que habla de la situación de la falta de trabajo, del olvido de la producción industrial y agrícola en la región, del fenómeno del crecimiento demográfico descontrolado y bajo condiciones sociales cada vez más difíciles.

Es que Gambier es parte de la gigante comuna barrial de San Carlos. Esta comuna platense limita al norte con Tolosa y el casco urbano platense, al oeste con Gorina, al sur con Melchor Romero y Lisandro Olmos, y al este con Los Hornos. Gambier se encuentra ubicada en la frontera este de San Carlos con Los Hornos; es más, es la línea casi divisoria entre Los Hornos y San Carlos. Según estimaciones del último censo de 2001, san Carlos posee unos 43 000 habitantes. Forma parte del conjunto de localidades que se desarrollaron en la línea del entonces Ferrocarril del Sur que vincula a La Plata con Buenos Aires, al igual que Tolosa, Ringuelet, City Bell, Villa Elisa, Gonnet, Villa Castells y Arturo Seguí. El 13 de julio de 1882 el gobierno provincial comenzó la construcción de nuevos ramales del ferrocarril que comunicaran a la nueva capital provincial con el Ferrocarril del Oeste y el Ferrocarril del Sur. La línea La Plata - Empalme Pereyra.

No hay comentarios: